TropiLab es la segunda compañía en instalarse en este suelo industrial portuario, que tiene casi 300.000 metros cuadrados disponibles.

La nueva campaña hortofrutícola 2018/19 comenzará en el próximo otoño con una novedad importante para la Costa granadina. Por primera vez las grandes empresas hortofrutícolas de la comarca contarán en Motril con los servicios de un gran laboratorio de seguridad alimentaria que les permitirá exportar sus productos a Europa con todas las exigentes certificaciones de seguridad para las que, a día de hoy, tienen que recurrir a empresas de Granada o Málaga.

Las obras de los laboratorios TropicLab, la unión empresarial de los laboratorios Caisur de Motril con unos nuevos socios, han comenzado ya en una parcela de la Zona de Actividades Logísticas del Puerto, que permite edificar hasta 500 metros cuadrados de planta.

Los nuevos laboratorios tendrán una inversión de un millón de euros, cofinanciada por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA) de la Junta de Andalucía, y van a suponer un importante impulso para la zona de actividades logísticas del puerto. Las obras han comenzado ya –en estos momentos se está montando la estructura– y la previsión de TropicLab es poder estar funcionando a pleno rendimiento para el próximo mes de septiembre, cuando comience la nueva campaña hortofrutícola. «Realizaremos análisis agroalimentarios y ampliamos a otros servicios como el de residuos de plaguicidas y análisis microbiológicos que a día de hoy no se hacen en la Costa de Granada», explica la directora del laboratorio Caisur Marisol Carmona.

Prestarán así servicios muy demandados en la principal zona productora de hortofrutícolas de Granada y que darán todas las garantías a las empresas de la comarca para prevenir o reaccionar en situaciones de crisis alimentarias, como el caso de la E. Coli. A día de hoy la cooperativa Granada La Palma sí cuenta su propio laboratorio en sus instalaciones pero las demás grandes hortofrutícolas encargan estos servicios a empresas externas, por lo que la puesta en marcha de este gran laboratorio en el puerto es una buena noticia para el sector hortofrutícola granadino.

Daremos servicios que a día de hoy no se prestan en la Costa, queremos empezar a pleno rendimiento en otoño

MARISOL CARMONA

«Estos nuevos laboratorios eran una necesidad, nuestra sociedad se ha ampliado con dos socios y es una apuesta importante. Inicialmente se contratará a dos personas, más los cinco que trabajamos ya, pero nuestra intención es crecer y poder ampliar el trabajo a otros sectores como el oleícola», apunta Carmona. Tropical Lab se encargará de los controles necesarios para los sellos de calidad de los exigentes mercados europeos y el Puerto de Motril se beneficiará a la vez del movimiento que generan las empresas hortofrutícolas. Esa es la vocación de la zona de actividades logísticas donde se levantará el laboratorio: intentar generar negocio que a la vez suponga tráficos para el puerto.

Un salto

Este laboratorio será un gran salto para Caisur, una empresa de Motril con una trayectoria de veinte años, pero también un paso adelante decisivo para el puerto de Motril que activa así este suelo industrial que no se movía desde el año 2015, cuando se instaló la primera empresa. La firma World Vypmar, dedicada al montaje de envases y embalajes de cartón, inaguraba la ZAL del puerto en 2005 con una instalación que supuso una inversión de 459.211 euros, de los que cerca de 200.000 eran también fondos públicos de la Agencia IDEA.

No cristalizaron

Desde entonces, aunque ha habido diversas propuestas, no habría cristalizado ningún nuevo proyecto en este suelo urbano adscrito al puerto, que se ofrece a las empresas a través de concesiones. La ZAL se extiende en una superficie total de 391.648 metros cuadrados, entre el muelle de las Azucenas en dirección a la N-340 y con los límites de Secicar (que es suelo del puerto) y CLH que está fuera del puerto. La superficie se encuentra urbanizada de forma general, con los servicios y suministros básicos, y tiene 284.924 metros disponibles para la instalación de empresas, por lo que es una de las grandes bazas del puerto granadino. Ahora el suelo industrial vuelve a moverse y en la Autoridad Portuaria de Motril que preside Francisco Álvarez de la Chica tienen grandes esperanzas puestas en el desarrollo de su ZAL. Por ello, han avanzado la planificación urbanística de la zona y están preasignando concesiones a empresas interesadas, de manera que cuando decidan instalarse en el puerto en lugar de trabas se encuentren una alfombra roja.

«Notamos que a la hora de tomar la decisión de instalarse, las empresas son reticentes al suelo concesional, no obstante hay movimiento y estamos preasignando concesiones», explica el presidente del Puerto de Motril,Francisco Álvarez de la Chica. Concretamente, señala que hay cinco firmas del ámbito logístico, de transformación de alimentación y suministros, que han llamado a la puerta de la dársena motrileña con interés por implantarse en la Zona de Actividades Logísticas y que ocuparían una superficie total aproximada de 40.000 metros cuadrados.

Las ventajas

Desde luego, el presidente del Puerto de Motril no pierde la oportunidad, en todos los foros a los que acude de ‘vender’ las bondades de este suelo industrial, que presenta importantes ventajas para las empresas como la comunicación directa por autovía y la agilidad de gestión.

Esto es, se trata de suelo propio del puerto, sobre el que la Autoridad Portuaria tiene total autonomía, por lo que la instalación de una empresa puede ser prácticamente inmediata, sin mayor burocracia.

Motril, a día de hoy, es el puerto andaluz con más metros industriales disponibles, detrás de Huelva. Otra de las bazas que, según la Autoridad Portuaria, les hace tener grandes expectativas en el desarrollo a medio plazo de la ZAL es el crecimiento espectacular que están registrando las líneas del norte de África. La de Tánger, por ejemplo, creció un 400% en mercancías movidas en camión durante el pasado año y esta actividad puede atraer a nuevas empresas que quieran utilizar la ZAL como área de almacenaje.

Además, desde el Puerto confían en los incentivos de la Agencia IDEA y las presentaciones que está haciendo la Junta de este suelo para animar a las empresas. «Sí notamos que las empresas que se acercan ahora tienen más solidez.. Ahora el que pregunta por el suelo es porque cuenta con la financiación y son proyectos con certidumbre», concluye Álvarez de la Chica.

Deja una respuesta